Impuesto a las Ganancias vs. Impuesto a la Ganancia Mínima Presunta

En el presente artículo, el autor pretende explicar de manera clara y sencilla la relación entre los dos impuestos y cómo “juegan” a través del tiempo, mediante el desarrollo de ejercicios prácticos.

23 de Diciembre de 2009 02:18

Por: Claudio Stradiotto

“En el presente artículo no pretende explicar la extensa normativa, ni la metodología de determinación del I.G., si no, que por el contrario, intenta aclarar un tema que si bien no es muy complicado o complejo, los asesores contables o impositivos no siempre lo interpretan de manera correcta, sometiendo a los contribuyentes a inspecciones o ajustes por parte del organismo fiscalizador”.

Partiendo de la base de que nuestro asesor ha determinado el I.G., y entendiendo que el I.G.M.P. es complementario del impuesto a las ganancias, dado que mientras este ultimo grava la utilidad impositiva del ejercicio, el impuesto a las ganancia mínima presunta constituye una imposición mínima que grava la renta potencial de ciertos activos productivos a la tasa del 1%, de modo que la obligación fiscal de la sociedad coincidirá con el mayor de ambos impuestos, desarrollaremos los siguientes ejemplos prácticos.

Caso Nº1: En el ejercicio X1, la firma El Sol ha determinado un I.G. por un monto de $5.000 y I.G.M.P. por $3.000.

Conclusiones:

En el presente ejercicio, el impuesto determinado de I.G. es mayor a lo que la ley presume que deberíamos ganar, por ello, se compensa I.G.M.P. y se paga I.G.

Caso Nº2: En el ejercicio X2, la firma “El Sol”, ha determinado en I.G. un quebranto por $2.500 y G.M.P. por $3.000.
ello, se debe pagar I.G.M.P. Sin embargo, recordemos que si el I.G.M.P. excede en un ejercicio al I.G., dicho exceso ($3.000,00) podrá computarse como pago a cuenta de cualquier excedente del impuesto a las ganancias sobre el impuesto a la ganancia mínima presunta que pudiera producirse en cualquiera de los diez años siguientes. Para entender esto, veamos el siguiente ejercicio.

Caso Nº3: En el ejercicio X3, la firma “El Sol”, ha determinado un I.G. por un monto de $4.500 y G.M.P. por $3.000.

Conclusiones:

En el presente ejercicio, el impuesto determinado de I.G. es superior a lo que la ley presume que deberíamos ganar, por ello, se compensa en el I.G.M.P. Pero como en el ejercicio X2 pagamos I.G.M.P., computamos parte del crédito en el I.G., resultando un saldo a pagar de $3.000. Recordamos que el monto a pagar en I.G., nunca podrá ser inferior al I.G.M.P. del ejercicio, es decir, nunca podrá ser inferior a $ 3.000 y que nos queda un remanente de crédito del ejercicio X2, para computar en los próximos nueve ejercicios de $1.500.

Esperamos que estos ejercicios prácticos sirvan para comprender mejor el “juego” entre ambos impuestos y si desea aclaraciones consulte a nuestra redacción en: elsoleconomiayempresas@hotmail. com.

Claudio Stradiotto

Contador público nacional de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo).

Comentar noticia


IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.