servicios públicos

Video: Buscan extender novedoso sistema de autoadministración de luz

Distribuidoras proponen generalizar el sistema eléctrico prepago, similar al de las tarjetas telefónicas, mediante el cual el usuario compra la cantidad de energía que quiere consumir. Hoy sólo incluye barrios carenciados.

01 de Julio de 2010 07:10

LILIANA GARAY. Vecina del barrio Bicentenario, muestra el teclado donde se carga el código con la carga de energía. Ampliar foto

LILIANA GARAY. Vecina del barrio Bicentenario, muestra el teclado donde se carga el código con la carga de energía.

Por: Constanza Soler, El Sol Online redaccion@elsoldiario.com.ar

El sistema de autoadministración de energía se puso en marcha en enero del 2006 en barrios carenciados y, por los buenos resultados, ahora buscan hacerlo extensivo al resto de la provincia por las posibilidades de ahorro que supone su aplicación.
La propuesta es que los usuarios sean los que autorregulen su consumo energético, es decir, que puedan prever la luz que quieren consumir y ajustarla a lo que se tiene en el bolsillo. Hasta el momento, su implementación está limitada a los vecinos del Programa de Mejoramiento Barrial (Promeba), ya que se pensó como una alternativa para los usuarios de bajos recursos. Aunque también se han hecho algunas pruebas piloto en comercios, específicamente, en la Terminal de Ómnibus y en los persas de Guaymallén.
Al igual que la telefonía prepaga o la carga de la Redbus, el vecino elige cuánta energía consumir y la administra de acuerdo con los usos que va haciendo en el hogar. Sin embargo, las distribuidoras de energía buscan hacerlo extensivo a todo el territorio provincial y a todo tipo de usuario, sea residencial, industrial o comercial. Para ello han presentado la alternativa a los técnicos del EPRE, quienes por estos días analizan la posibilidad de que el sistema de autoadministración no sea de uso exclusivo para barrios del Promeba, sino que el resto de los mendocinos pueda optar por esta posibilidad. un invento importado. La idea no es Argentina. Fue importada de
Sudáfrica y algunos países de Centroamérica como República Dominicana, donde los ciudadanos no sólo se autoadministran la luz, sino también el agua.
El 6 de enero del 2006 se puso en marcha el servicio en el barrio Solidaridad I, de Godoy Cruz, y desde entonces se ha ido extendiendo con expectativas de que el sistema sea de acceso para todos.¿cómo funciona? Poner en marcha el sistema es más fácil de lo que se cree. La distribuidora de energía, junto al Gobierno, entrega la vivienda con el medidor ya instalado en el domicilio y un teclado numérico que va sujeto a la pared. Como quien va a hacer las compras, el vecino llega a los diferentes puntos de venta que dispone la empresa (no pueden estar a más de 1.500 metros del último usuario), saca su billetera y compra la cantidad de energía que desee.
"Puede comprar desde 2 a 50 pesos las veces que quiera y con la frecuencia que desee", explicó Alfredo Peinado, subgerente de la Cooperativa Eléctrica de Godoy Cruz, quien busca extender el servicio en toda la Comuna.
Estas primeras experiencias se han registrado en unos diez barrios del Gran Mendoza y cerca de mil usuarios utilizan el sistema de autogestión. A esto se han ido sumando algunos comercios de Palmares que han solicitado a las distribuidora la adhesión al sistema, al igual que los artesanos de calle Belgrano de Capital, quienes también han bregado por sumarse al mecanismo. Es que la propuesta convence y entusiasma por la garantía de tener energía al antojo personal. "Es una garantía y te da la oportunidad de liberarte del pago de impuestos que te llegan en la factura de la luz", agregó Manuel Rodríguez, vecino del barrio Solidaridad I.¿es más barato? El vecino puede gastar hasta 50 pesos diarios en cargar energía. Esto no significa que pague menos que con facturación. Esto es porque con 50 pesos se consume la misma cantidad de energía que puede consumir a ese precio un vecino que esté dentro del sistema de facturación. Sin embargo, algunas distribuidoras, como la de Godo Cruz, ofrecen descuentos de hasta 5 por ciento y a esta misma iniciativa pretenden sumarle otras.
Lo que cambia es la forma de administrar el dinero ya que no queda otra opción que ser precavido a la hora de utilizar los diversos artefactos eléctricos. Eso sí, el medidor advierte al usuario cuando se está quedando sin electricidad.
"Si se cargan tres pesos, la energía puede durar hasta tres días, dependiendo del uso racional o no que se realice", agregó Ariel Miner, uno de los estudiosos del sistema de autoadministración.ahorro y fin de la morosidad. Según estadísticas de las empresas encargadas del suministro energético, el sistema de autoadministración permite un ahorro en el consumo de energía de 30 por ciento, con la conveniencia económica que ello implica para el usuario. Es que al estar consciente y en permanente contacto con lo que se gasta, el usuario suele reducir el consumo cuando observa que las cantidades energéticas consumidas han sido excesivas.
"El sistema nos ha cambiado los hábitos de consumo ya que estamos más pendientes de lo que podemos utilizar", comentó Liliana Garay, vecina del barrio Bicentenario y usuaria del sistema.

Comentar noticia


IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.