INFORME ESPECIAL

En OSM hay 3.000 reclamos históricos que esperan solución

Caños rotos en las calles, baja presión del agua y cortes del servicio son algunos de los problemas que desde hace años permanecen sin solución en varias zonas de la provincia. La prestadora, que pasará a control del Estado el 28 de setiembre, pretende disminuir los reclamos 80% este verano.

12 de Agosto de 2010 03:04

Otra de las esquinas de la zona de Villa Nueva con pozos por los caños rotos. Foto Martín Pravata. 5 fotos

Otra de las esquinas de la zona de Villa Nueva con pozos por los caños rotos. Foto Martín Pravata.

Por: El Sol Online, MACARENA GARCÍA macarena.garcia@elsoldiario.com.ar

         Como elemento fundamental para vivir, al menos, dignamente, el agua no debería faltarle a ningún ciudadano. Sin embargo, los reclamos y las quejas por los cortes en el servicio, la baja presión del líquido elemento durante todo el año o los caños rotos en las calles son permanentes, y lo que es peor, llevan años en la lista de espera para ser solucionados. Obras Sanitarias Mendoza (OSM), la prestadora sanitaria más importante de la provincia, tiene en el tintero 3.000 reclamos históricos provenientes de zonas donde nunca se regularizaron los problemas, pero, en general, son entre 60 mil y 90 mil los mendocinos que registran problemas con la calidad del servicio. Hoy, la esperanza de los usuarios es que la reestatización que se avecina termine por completo con tantos años de problemas y falencias en la prestación. La mayor parte de los reclamos es de usuarios del Gran Mendoza, pero otro número importante son de aquellos clientes que habitan Benegas y Las Tortugas, en Godoy Cruz; Dorrego, Villa Nueva y los barrios Santa Ana y Jesús Nazareno en el departamento de Guaymallén; toda la franja oeste de Las Heras y la Cuarta y Quinta secciones de Capital.
        Cada reclamo representa a un número de personas indeterminado que tienen un problema generalizado y en común. El fracaso de los privados que tuvieron en sus manos la dirección de la empresa acumuló las quejas, cuya principal causa es la falta de obras y de inversión. Esto incrementó la impotencia de muchos vecinos que, al ver fracasados sus reclamos, decidieron acudir a una solución por sus propios medios. Uno de los ejemplos lo componen los habitantes de la Quinta Sección de Capital, donde los problemas con la baja presión del agua son cada vez más críticos. Algunos de ellos recurrieron al método de la bomba arriba de los tanques para fortalecer la provisión del fluido, claro que las casas aledañas a las que adquirieron este sistema vieron afectada aún más la provisión del servicio, y las quejas fueron en ascenso. Según los habitantes de la zona, existen dos tipos de bombas: las que se colocan arriba del tanque de agua y las que se instalan a nivel del suelo, en el caso de los edificios o complejos habitacionales.
         Lo que se busca con el sistema es bombear el agua para que esta tenga más fuerza y salga más cantidad, pero cuando se vacía el tanque, "no tenemos servicio por tres o cuatro días, fácilmente", señalaron. No obstante, a pocas cuadras están los otros vecinos que decidieron no acudir a la solución de la bomba en los tanques pero que viven con cortes reiterados del servicio y con cada vez menos presión del agua desde hace cinco años aproximadamente. El miércoles, muchos cumplieron 24 horas sin ver gotear las canillas de sus casas, y son justamente ellos quienes decidieron dejar de reclamar en OSM, "porque nunca nos escuchan ni vienen". Entre los afectados se encuentran los chicos de la Escuela Cristiana Evangélica Mendoza, ubicada sobre Sargento Cabral de Ciudad. Directivos del establecimiento contaron: "Durante años vivimos el problema de no tener agua para los alumnos del turno tarde, fundamentalmente", razón por la cual decidieron colocar dos cisternas de mil litros cada una para abastecer a los 350 alumnos que acuden al colegio entre los turnos mañana y tarde. Sin embargo, reconocieron que "no es la solución, pero es una manera de mantener la provisión del líquido". Estos vecinos aseguran que la falta de agua es por los edificios que se construyeron en la zona últimamente, es que están convencidos de que "Capital no está ni preparada ni adaptada con los servicios básicos para seguir haciendo construcciones" y para abastecer cada vez a más gente. Y, como si fuera poco, a su calvario por la falta del vital elemento se suma el incremento de 100% que se refleja en la boleta desde hace ocho meses. Sin embargo, no se quedan en Ciudad las dificultades para acceder al servicio. En Villa Nueva hay cerca de 10 mil usuarios que reclaman desde hace cinco años por los cortes reiterados de agua, baja presión y caños rotos en las calles, muchos de los cuales siguen sin ser cambiados. Son los vecinos que viven en la franja comprendida entre calle Urquiza y Sarmiento y desde la Lateral del Acceso Este hasta las vías del Ferrocarril Belgrano.
      El presidente de la unión vecinal de la mencionada jurisdicción, Manuel Cárdenas, comentó: "Hace más de cinco años que no sólo le reclamamos a Obras Sanitarias por la baja presión del agua, sino también por los pozos en las calles" producdos por los caños que se rompen y que dejan salir una importante cantidad de agua, comentó, desesperanzado, el hombre. Él recorre las calles de su vecindario, le pregunta a la gente cómo está la provisión de agua, aunque muchos le reiteran el problema de "la poca cantidad que sale". Tras escuchar las quejas, vuelve a la unión vecinal que preside y llama a OSM para hacer los reclamos. Pero las horas destinadas al rastreo de problemas y a la búsqueda de soluciones no alcanzan, es que desde la empresa le contestan que van a ir, "pero nunca solucionan nada".

¿POR QUÉ LAS FALENCIAS CON EL SERVICIO DE AGUA POTABLE? El agua de la provincia se traslada por gravedad de sur a norte, razón por la que se producen los problemas de presión en Guaymallén, por ejemplo, afirmó el titular del Ente Provincial del Agua y Saneamiento (EPAS), Javier Montoro. Asimismo, aclaró que los problemas con los caños rotos en las calles son parte de la falta de un mantenimiento preventivo de la empresa. No obstante, dijo que "lo que se rompe se arregla, no se van previendo caños que ya pasaron la edad para seguir prestando el servicio". De la misma manera, Montoro confirmó que los pozos en las arterias departamentales quedan en evidencia durante el invierno, debido a que hay menos consumo del vital elemento, esto trae como consecuencia que el agua aflore del pozo y comience a correr varios metros por la calzada. Un ejemplo lo compone el carril Mathus Hoyos, entre el Mendoza Rugby Club y Nuestra Señora del Carmen, en El Bermejo, donde un caño roto hace que el agua se desparrame unos 200 metros desde hace ya varios días.

LAS PROMESAS DE SOLUCIÓN. Hace quince días, el gobernador Celso Jaque, el ministro de Infraestructura, Francisco Pérez, y quien será el presidente de la nueva empresa Agua y Saneamiento de Mendoza desde el 28 de setiembre, Rolando Baldasso, viajaron a Buenos Aires en busca de financiamiento. Es que la prestadora necesitará 35 millones de pesos para arrancar una vez que vuelva a manos del Estado, 14 millones de los cuales serán para solucionar los problemas en las zonas afectadas desde hace años "a través de un plan preventivo y correctivo que busca disminuir 80% de los reclamos para el verano", pero a la vez se pretende evitar que empeore la situación en determinadas zonas, adelantó Baldasso. No obstante, los problemas de algunos no terminarán solamente con el plan de obras de emergencia, sino que se realizarán también obras estratégicas, según explicó Baldasso.
        Tal es el caso de la ampliación de la Planta Benegas, cuya inversión es de 45 millones de pesos y que apunta a solucionar los problemas de los vecinos de Guaymallén. "De esta manera, le cambiamos el humor a un montón de gente que tiene desde siempre problemas con la presión del agua", aclaró. Los habitantes de San Rafael se suman a los problemas y a los reclamos, pero posiblemente también a las soluciones, porque, según dijo el funcionario, la planta cloacal Los Álamos formará parte de las obras estratégicas lanzadas por la empresa una vez reestatizada. El desamparo y la preocupación de los usuarios se incrementan con el paso de las semanas, es que en pocos meses vuelven los días de calor, y si siguen sin tener respuestas los innumerables reclamos que han hecho, los problemas con el agua se agravarán.

La ONU y Mendoza

El 28 de julio, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) dio a conocer una resolución a instancias de Bolivia, la cual reconoce el agua potable como un "derecho humano básico" e insta a garantizar su disfrute a los 884 millones de personas que carecen de acceso a este elemento. Sin embargo, en nuestra provincia hay quienes todavía no pueden contar con el servicio y muchas otras personas que, aún teniendo el servicio de agua potable, viven problemas que con el paso de los años no han logrado ser resueltos.

Archivos complementarios

Comentar noticia


IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.