FAMILIA Y DELITO

Otro hermano de el "Rengo" cayó preso y comparten pabellón

Está acusado de intento de homicidio, al igual que Daniel Aguilera, ex jefe de la barra de Godoy Cruz. Los dos están en Boulogne Sur Mer.

07 de Octubre de 2011 07:28

<strong>EL MENOR. </strong>Walter. Aquí en una captura del diario Olé, que se ocupó de él en el 2007. 2 fotos

EL MENOR. Walter. Aquí en una captura del diario Olé, que se ocupó de él en el 2007.

Por: EXEQUIEL FERREYRA eferreyra@elsoldiario.com.ar

    La familia sostiene que es perseguida por la policía desde el 2004, cuando Juan Carlos fue condenado a 17 años de prisión por un crimen en el barrio La Gloria de Godoy Cruz (ver aparte). Pero las pruebas en contra de los cuatro hermanos Aguilera los ha depositado más de una vez en una celda.

    Dos años después tomó notoriedad el Rengo –Daniel– por ser líder de la barra brava del club Godoy Cruz y protagonizar diversos delitos que lo mantienen desde mayo en una celda de la cárcel de Boulogne Sur Mer con prisión preventiva. En el 2006 también trascendió el nombre de Diego, alias el Asesino, detenido varias veces pero hoy en libertad.

    El más chico de los Aguilera, Walter, se transformó en el último del clan en estar involucrado en un hecho delictivo: fue atrapado a fines de setiembre por intento de homicidio, y la última novedad que presentó el expediente fue que el fiscal Horacio Cadile lo imputó y ordenó que vaya al penal de Boulogne Sur Mer.

    Pero Walter no está solo en prisión. Comparte pabellón con el Rengo. Se encuentran alojados en el sector conocido como de admisión, separados del resto de la población carcelaria, por temor a que sean agredidos. Así las cosas, tres hermanos Aguilera se encuentran encerrados en el mismo complejo penitenciario. "Era lo que estábamos buscando para poder frenar, en parte, a la delincuencia que reina en el barrio La Gloria", afirmaron fuentes de Investigaciones.

SU HISTORIA. El prontuario de Walter, también barra del Tomba, no es menor. Su nombre apareció en las primeras planas de los diarios en febrero del 2007, cuando se lo acusó de asesinar al adolescente Lucas Quiroga (15) en el barrio Chile, ubicado muy cerca del popular La Gloria.

    Un testigo sostuvo que Aguilera, de 24 años, junto con Walter Montivero, disparó varias veces desde una moto contra dos jóvenes "en un ajuste de cuentas". Uno resultó muerto y el otro, de 12 años, herido de gravedad, salvó su vida de milagro y aportó la identidad de quienes los atacaron.

    A las pocas horas del hecho, se sostenía que el Asesino era el autor material de los hechos. Pero, con el transcurso de los días y el avance de la pesquisa, se llegó a la conclusión de que el sospechoso era el menor de los Aguilera. Sin embargo, Walter, quien estuvo prófugo 20 días y fue capturado por la División de Homicidios, fue sobreseído en el expediente que investigaba el otrora fiscal especial Luis Correa Llano (hoy integrante de la Cámara de Apelaciones), al igual que Montivero, por falta de pruebas.

    Pasaron los años y Walter dejó de ser noticia, hasta la noche del 10 de setiembre. Ricardo Orellano, de 19 años, recibió dos tiros en la cabeza en el barrio La Gloria –donde vive la familia Aguilera–, que lo dejaron en grave estado. En el Hospital Paroissien salvó su vida.

    Cuando abrió los ojos, después de varios días, acusó a Walter de ser el autor de los disparos. La investigación de este caso, liderada por Cadile, trata de determinar el motivo de la agresión, ya que la víctima no tenía antecedentes. Sin embargo, la pista más fuerte es una: la guerra entre bandas que atraviesa el populoso complejo habitacionales desde hace dos años por el control de la venta de drogas.

    Fuentes judiciales sostuvieron que la mayoría de los testigos de este caso tienen consigna policial por temor a que exista algún tipo de venganza por la acusación contra Walter. 

Espera por la resolución de la Cámara de Apelaciones

    Daniel Rengo Aguilera, el más conocido de los cuatro hermanos, por ser hasta hace poco tiempo el jefe de la barra brava del club Godoy Cruz, se encuentra detenido e imputado por doble tentativa de homicidio. La jueza de Garantías Alejandra Mauricio dictó la prisión preventiva en su contra y se espera que, en las próximas semanas, la fiscal especial Claudia Ríos eleve la causa que lo mantiene tras las rejas a juicio.

    Sin embargo, una presentación de la defensa de Aguilera demora la intención de la magistrada, quien ya terminó la instrucción. El Rengo busca que se realice una reconstrucción del hecho de sangre que terminó con Jonathan y Enrique Tello –sobrino y tío, respectivamente baleados en el barrio Parque Universitario de La Carrodilla, el 15 de noviembre del año pasado, "porque no coincide con el croquis que elaboraron los investigadores".

    Fuentes judiciales sostuvieron a El Sol que "es la última carta que se juega la defensa para evitar el debate en su contra", pero, hasta ahora, lo único que ha conseguido son rechazos. Tanto la fiscal como la jueza negaron los pedidos del barra, porque "se tiene acreditado en el expediente en modo, tiempo y lugar la autoría de Aguilera". Además, como Aguilera pide ser parte de la diligencia –algo que no es obligatorio– existe temor de fuga.

    Pero, el Rengo no se rinde y, hace pocos días sus abogados presentaron un recurso para que sea la Cámara de Apelaciones la que defina si corresponde realizar la reconstrucción del hecho de sangre. El tribunal, hasta ayer, no se había expedido. Aguilera fue acusado de disparar contra los Tello desde su auto, un VW Golf gris. Al parecer, las víctimas eran parte de la banda de Marcelo Gato Araya, el rival de Aguilera en el barrio La Gloria, también en prisión pero en el Complejo Penitenciario III, Almafuerte.

    Después de permanecer varios meses prófugo, el Rengo fue capturado en Capital Federal el 19 de mayo de este año. Tres días más tarde de la captura, Jonathan, de 19 años, fue asesinado de un tiro en la cabeza en el La Gloria, en lo que se cree fue una venganza por aportar el nombre del barra a los pesquisas. Antes de esto, los Tello confirmaron en el expediente que Aguilera los había atacado. 

Juan Carlos, el desconocido

    Juan Carlos Moncho Aguilera es el menos conocido de los cuatro hermanos. Su nombre no ha trascendido, porque está en la cárcel desde el 2004, cuando fue condenado a 17 años de prisión por el homicidio agravado por el uso de arma de fuego de Cristian Gabriel Córdoba, durante un ataque ocurrido el 12 de enero de ese año.

    Actualmente, el Moncho se encuentra alojado en la cárcel de San Felipe, ubicada en el complejo Boulogne Sur Mer. Fuentes judiciales señalaron que se encuentra también aislado de la población carcelaria. Así, con la llegada de Walter, tres hermanos Aguilera están detenidos en el mismo lugar. Fuentes del Servicio Penitenciario aseguraron que Juan Carlos Aguilera "va a estar en prisión hasta el 2021".

    El tribunal que dictó sentencia, el 21 de diciembre del 2004, fue el de la Sexta Cámara del Crimen. Presidido por Alejandro Gullé e integrado por Liliana de Paolis y Alejandro Brizuela, el juicio culminó con la condena contra Aguilera y la culpabilidad de un menor apodado el Galleguito en la coautoría.

    El hecho, que terminó con la vida de Córdoba, ocurrió en la manzana E del barrio La Gloria, cuando salió de su casa y recibió dos balazos en la espalda después de ser perseguido. La madre de la víctima fue testigo clave del caso. La defensa de Aguilera, a cargo de Carlos Varela Álvarez, apeló y el caso llegó a la Suprema Corte, que rechazó el planteo y confirmó la sentencia. 

Archivos complementarios

Comentar noticia


IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.