Sociales

Cuando la danza revela la belleza y se vuelve éxtasis

"Ángel Corella & Barcelona Ballet" se presentaron en el Teatro Independencia en una gala que fue el debut de la compañía en Argentina. El espectáculo incluyó coreografías que incorpora nuevos lenguajes, desde el clasicismo puro hasta fusiones con el pop rock.

06 de Junio de 2013 21:44

Por: Adriana Lui (Especial para el Sol Online)

La belleza es una abstracción que se revela en extraordinarias ocasiones, en la que se vuelve acción y sacude cada uno de los sentidos. La belleza es una multiplicidad enriquecedora, es movimiento, pasión, una caricia en las pupilas, es una silueta trazada en el aire y es alegría que invade e infla el pecho, que goza en los oídos y que danza con su propia melodía.

El fotógrafo Manuel de los Galanes logró captarla, congelar su perfecta transición, interpretando y resumiendo en sus obras la belleza que Ángel Corella y su Barcelona Ballet expondrían en Mendoza. Imágenes del fotógrafo madrileño con la que se publicitó la gala que se llevó a cabo en el Teatro Independencia y que a priori podrían haberse considerado surrealistas pero que fielmente relatan cómo este cuerpo de baile transforma la realidad y la danza clásica.

(Foto: Manuel de los Galanes, para la obra Pálpito)

Sin amortiguantes, inició el show con Souvenir de Florencia de Tchaikovsky y la coreografía de Ángel Corella. Un despliegue escénico sutil, de gran calidad, que se vislumbraba en el cuidado de cada uno de los detalles, desde el maravilloso diseño de vestuario hasta el talento de los bailarines y la energía que transpiraban al danzar con una pasión que llegaba al público.

Luego del receso, continuó Built to fall apart, "creado para ser destruido", con coreografía de Russell Ducker y música de David Kanaack. En este acto, el show se volvió intenso y los cuerpos de Kazuko Omori (Japón) y Russell Ducker (Inglaterra) jugaron entre luces y penumbras. Se consumían el uno con el otro entre sus mallas negras como empetroladas.

La música de Yuri Abdokov bajó la intensidad de las luces y volvió todo quietud. Tres seres se volvían ajenos a sus sombras y se continuaban en un tiempo pausado. Ralentizaban sus movimientos, se repetían y uno era el otro confundiendo sus sombras bajo le corografía de Kirikk Radev.

La esencia hispana de la compañía de baile, que dirige Corella desde 2012, se desplegó en un mix flamenco y contemporáneo en Soleá. Ángel demostró su virtuosismo y agilidad en giros y saltos extraordinarios junto a su compañera.

El final llegó suspendido en el tiempo, envuelto en una extraña magia y luces de colores que eran la escenografía del Barcelona Ballet. Una nueva forma de atraer público al teatro y como dijera Ángel Corella detrás de escena luego del show, un intento por acercar a los hombres al ballet que en ocasiones lo miran con prejuicio. Con este fin y la idea de incorporar nuevos lenguajes arrancó el tercer acto con la música de la popular banda de fines de los setenta Electric Light Orchestra.

Demostraron así, que el ballet no está estático y que las renovaciones son positivas. Llenaron de felicidad a los espectadores que bailaban desde sus butacas, alucinados con lo que se estaba viviendo. Un show de primer nivel que seguramente volveremos a tener en la provincia.

La ministra de Cultura Marizul Ibañez saludó a Ángel Corella al finalizar la gala y demostrando su emoción, le planteó al bailarín la propuesta de repetir la visita del Ballet a tierras mendocinas. El madrileño, se mostró encantado y felicitó a la ministra por su gestión. Esta presentación en el Teatro Independencia sirvió como debut de la compañía en la Argentina, quien subirá a las tablas del Teatro Coliseo en Buenos Aires. 

(Fotos: Adriana Lui)

Cuando la danza revela la belleza y se vuelve éxtasisÁngel Corella junto a estudiantes de ballet Foto: Adriana LuiCompartir
Cuando la danza revela la belleza y se vuelve éxtasis Foto: Adriana LuiCompartir
Cuando la danza revela la belleza y se vuelve éxtasisAriadna Iankelevich, Julia Szala, Andrea Della Savia y Martina Aye Foto: Adriana LuiCompartir
Cuando la danza revela la belleza y se vuelve éxtasis Foto: Adriana LuiCompartir
Cuando la danza revela la belleza y se vuelve éxtasisSofia Veiu, Yésica Morales y Daniela Fernández Foto: Adriana LuiCompartir
Cuando la danza revela la belleza y se vuelve éxtasis Foto: Adriana LuiCompartir
Cuando la danza revela la belleza y se vuelve éxtasisCristina Hidalgo y Liliana Mirabel Foto: Adriana LuiCompartir
Cuando la danza revela la belleza y se vuelve éxtasisÁngel Corella junto a productores del espectáculo, la ministra de cultura Marizul Ibañez y Julieta Martinez, directora del Teatro Independencia Foto: Adriana LuiCompartir
Cuando la danza revela la belleza y se vuelve éxtasis Foto: Adriana LuiCompartir
Cuando la danza revela la belleza y se vuelve éxtasisAilen Tourres, Evangelina Martinez y Daniela Ábrego Foto: Adriana LuiCompartir
Cuando la danza revela la belleza y se vuelve éxtasis Foto: Adriana LuiCompartir
Cuando la danza revela la belleza y se vuelve éxtasisPablo Gimenez Rili y Eliana Martí Foto: Adriana LuiCompartir
Cuando la danza revela la belleza y se vuelve éxtasis Foto: Adriana LuiCompartir
Cuando la danza revela la belleza y se vuelve éxtasisPatricia Motos y Yésica Morales Foto: Adriana LuiCompartir
Cuando la danza revela la belleza y se vuelve éxtasis Foto: Adriana LuiCompartir
Cuando la danza revela la belleza y se vuelve éxtasisAdriana Rodriguez Atienza y Agustina Racca Foto: Adriana LuiCompartir
Cuando la danza revela la belleza y se vuelve éxtasisRaúl Saldeña y Marta Lértora Foto: Adriana LuiCompartir
Cuando la danza revela la belleza y se vuelve éxtasisMariela Giorgente, Marianela Dominguez, Nerina Rizzo y Rebecca Orellano Foto: Adriana LuiCompartir

Comentar noticia


IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.